Obra
HomePreliminarArias MontanoEl BrocenseP. de ValenciaGonzalo CorreasDiego LopezOtrosDescarga PDFSugerencias

Biografía 
Obra 
Bibliografía 
HVMANISTAS EXTREMEÑOS>Gonzalo Correas>Obra


          La producción de Gonzalo Correas se inicia con una obra menor: Prototupi in graicam linguam Grammatici Canones (1600). Se trata de la fonética y morfología griega que él enseñaba a los alumnos principiantes. Sigue en buena medida la gramática griega del Brocense, pero presenta ya algún rasgo de fuerte originalidad –que será la marca personal de toda la obra de Correas-, como el no admitir, por considerarlos inútiles, el acento grave y el espíritu suave.

            Trilingüe de tres artes de las tres lenguas Castellana, Latina i Griega, todas en Romance (1627) es la primera de sus cuatro obras mayores. Expone las gramáticas de las tres lenguas, partiendo del principio de que todas las lenguas tienen en común los elementos esenciales y varían sólo en el léxico. Igual que la anterior, esta obra tiene un propósito exclusiva o predominantemente pedagógico, que es el acceso rápido de los estudiantes a los textos latinos y griegos y, en cuanto a la gramática castellana, la misma función para los extranjeros, y la adquisición, por parte de los hablantes españoles, de explicaciones racionales respecto a su lengua.

            Correas, como el Brocense, no admite los principios de autoridad cuando chocan con su razón, y deja patentes claras muestras de su originalidad: funde las dos primeras declinaciones latinas en una sola, cambia el orden de las conjugaciones invirtiendo los puestos de la segunda y la tercera...

            En su Ortografia Kastellana nueva i perfecta[1] (1630) defiende el sistema fonético de escribir como se habla[2], se opone con furor a la entonces de moda ortografía latinizante, y propone las siguientes diferencias fundamentales respecto al sistema vigente: suprimir la c, sustituyéndola por k, ante a, o, u, y por z ante e, i; suprimir también qu y utilizar en su lugar k; emplear g siempre con sonido suave, y para el sonido fuerte utilizar la x en lugar de la j, que también queda eliminada[3]. Convencido de la bondad de su sistema, pide a Felipe IV que lo implante obligatoriamente, pues los demás no lo aceptan por inercia o por miedo al ridículo:

              Porke aunke todos tienen por buena esta ortografia, i konfiesan ke tengo razón en ella, su viexa kostunbre tiene a muchos entumidos, i perezosos para moverse a la bueno.

            Evidentemente, ninguna de estas innovaciones ha tenido éxito; pero el libro está lleno de perspicaces observaciones sobre muchos fenómenos fonéticos y lingüísticos.

El orden alfabético[4] que utilizó Correas en el Vokabulario de refranes (1627) no respondía a un capricho pasajero, sino a una decisión meditada que explica en esta Ortografía kastellana nueva i perfeta: las letras se dividen en varias clases, a la primera pertenecen las cinco vocales, a, e, i, o, u, y son las primeras del abecedario porque son las más nobles; a la segunda clase pertenecen r, l, n, s, z, x, d, que Correas llama finales porque son las que pueden utilizarse a final de sílaba y de palabra, pudiéndose pronunciar alguna de ellas sin vocal que la acompañe (fueron llamadas semivocales por los griegos y latinos), razones por las que deben ir antes del resto de las consonantes; a la tercera clase pertenecen f, g, b, k, p, t, v, llamadas liquidantes por Correas ya que pueden combinarse con las líquidas del grupo anterior; y a la cuarta clase pertenecen m, rr, ch, ll, ñ, y h, que no se pueden pronunciar sino delante de vocal, por lo que las llama antevocales. Al pasar el texto por la imprenta, los editores se han debatido entre seguir el orden utilizado por el autor, o el más común en la lengua, ya que de emplear el de Correas se hacía difícilmente manejable la obra, o si se actualizaba se perdían las primitivas intenciones del compilador.

            Las dos obras más importantes de Gonzalo Correas no han sido publicadas hasta el siglo XX, pues las dejó en manuscritos entre los libros cedidos al Colegio Trilingüe. Estas dos obras son el Arte de la lengua Española Castellana y el Vokabulario de Refranes i Frases Proverbiales.

            El Arte de la lengua Española Castellana ha sido publicada en 1954[5], con interesante prólogo, por Emilio Alarcos García (en Revista de Filología Española, anejo XVI)[6]. Correas trata en este libro del origen de la lengua española, del de la escritura en general y las letras españolas en particular, del alfabeto castellano, de las sílabas y diptongos, del acento y puntos de la oración, del concepto y división de la Gramática, de cada una de las partes de la oración, de la concordancia y la construcción, de los tropos y figuras, de la versificación en castellano y de las excelencias de nuestra lengua en comparación con la latina. Considera, como otros maestros de su tiempo[7], que el castellano no procede del latín, sino que es anterior a él (una de las lenguas resultantes de la confusión babilónica) y superior en calidades.

            Su Vokabulario de Refranes i Frases Proverbiales fue publicada por L. Combet en 1967[8], después de dos ediciones de la Real Academia Española de la Lengua (1906 y 1924) hechas sobre muy malas copias del manuscrito original. Combet sigue en su edición la ortografía y el orden alfabético de Correas, pero modernizando la acentuación y la puntuación.

            Esta extraordinaria obra, basada en colecciones paremiológicas anteriores, como las de Pedro Vallés, Hernán Núñez[9] o Juan de Mal Lara, muestra el amor del autor por la lengua viva, recogida de la boca de la gente[10]. Se puede calificar de tesoro de la sabiduría popular.

 


[1] Esta obra se puede consultar en la red en http://www.iespana.es/gramaticas/correas.htm

[2] Véase en la actualidad el debate originado por García Márquez en torno a la evolución de la lengua española (se puede leer en http://www.analitica.com/archivo/vam1997.07/debates3.htm)

[5] Había sido ya publicada en 1903 por el Conde de la Viñaza, pero no del manuscrito original sino de una copia incompleta.

[6] Alarcos García, E. (ed.), Gonzalo Correas, Arte de la lengua española castellana, CSIC, Madrid, 1954.

 

[7] Como el retórico manchego Bartolomé Jiménez Patón.

[8] Combet, Louis (ed.), Gonzalo Correas, Vocabulario de refranes y frases proverbiales (1627), Institut d’Édtudes Ibériques, Burdeos, 1967.

[9] Sobre éste véase una referencia sobre la última edición de su obra  en: http://www.deproverbio.com/DPjournal/DP,7,1,01/HN.RES.html

[10] Se cuenta que en Salamanca el maestro Correas, con buen humor, solía sentarse los días de mercado en un sillón, a la entrada del puente, y daba un cuarto a cada salmantino que le dijese un refrán que él no tuviese en su colección.

 

 


Copyright(c) 2003. Carlos Cabanillas
carlos.cabanillas@edu.juntaextremadura.net